Ventajas para el parque automotor

Se trata de un combustible muy utilizado en el mundo,   pero subexplotado en Argentina. Las perspectivas de un próximo   boom del shale gas alientan su horizonte de producción.   Relatamos aquí algunas de sus virtudes en el uso como fuente de   energía para los automóviles.

El gas licuado de petróleo (GLP) es un combustible   probado y seguro que se usa en el mundo. Se obtiene   del proceso de refinación del petróleo y de Plantas   Recuperadoras de Gas Natural. Puede ser Butano, Propano   o una mezcla de ambos.   Aunque países tales como Australia, Nueva Zelanda,   Italia, EE. UU., Rusia, Corea, Perú, Chile y Paraguay, entre   otros, lo utilizan desde hace décadas, en Argentina aún   tiene bajo desarrollo. No obstante, nuestro país tiene una   producción superavitaria de este tipo de gas.   Según cifras de 2011, Argentina produce 3,3 millones   de toneladas de GLP por año, de las cuales exporta 1,18   millones de toneladas. Además, utiliza en forma doméstica   1,17 millones de toneladas, principalmente en garrafas,   cilindros y granel. El saldo de la producción se destina a   uso petroquímico.   A partir de estos números se vislumbra claramente   que en el país se dispone del recurso en forma abundante.

Sus atributos 

 La legislación actual argentina permite su uso en   las provincias de Corrientes, Formosa, Chaco y Misiones,   donde no existe el gas natural comprimido (GNC) por no   contar con redes ni gasoductos. Sin embargo, a pesar de   estar presente es aquellas provincias, el parque automotor   que cuenta con un sistema de GLP asciende actualmente   a sólo unos 1400 unidades, la mayoría de ellos son remises   y fletes.   Entre las ventajas de utilizar este combustible para   los autos se cuentan los siguientes puntos:   · El equipo cuesta alrededor de $ 14.000 y, cada   100.000 kilómetros, el usuario se ahorra unos $ 70.000.   · La mayoría de los automóviles consumen 10 litros   en 100 kilómetros (algunos consumen más, otros, menos).   La nafta cuesta a partir de $ 14,08 el litro; en cambio, el gas   licuado de petróleo equivalente al litro de nafta sale $ 7,04.   · La estación de GLP cuesta un 50 por ciento del valor   de una de GNC, ya que no requiere compresores de gas y   otras instalaciones civiles costosas.   · El gasto eléctrico de una estación de GLP es similar   a otra de combustibles líquidos, y muy por debajo de una   de GNC. El GNC requiere grandes compresores para elevar   la presión del gas natural a 220 bar, mientras que el GLP   necesita de 5 a 12 bar y, por ende, no requiere compresor.   · Es necesaria una menor cantidad de estaciones en   GLP por la mayor autonomía del vehículo. El tanque de   GLP es un 25 por ciento mayor que el de nafta para lograr   igual autonomía.

Se puede inferir que en un rápido   término la producción de GAS LICUADO   DE PETRÓLEO se puede incrementar en   un millón de toneladas por año

tanques

   Estación de servicio de flota GLP

estacion de servicio

Gran parte de los equipos de   conversión de motores y los insumos para   construir la estación de servicio (tanques,   bombas, surtidores) son de fabricación   nacional.   · Es un combustible ecológico que   reduce la contaminación del medio   ambiente.   · El motor puede funcionar con   gasolina en caso de no disponer de GLP.

Con seguridad

  En materia de seguridad, se puede   señalar que este tipo de gas no es tóxico,   ni se puede mezclar o contaminar con el   agua o la tierra. Las fugas se disipan en el   aire y no se presentan derrames en tanques   subterráneos de almacenamiento en   estaciones de combustible.   En cuanto a los tanques de GLP   vehiculares, estudios indican que son 20   veces más seguros que los de gasolina   bajo piso del vehículo. Sus límites de   inflamabilidad también son menores (1.5-   9,6%). Además, los tanques vehiculares   están equipados con dispositivos para   evitar el sobrellenado y poseen válvulas de   alivio de presión.

Un panorama propicio

   Las expectativas de una fuerte   explotación en el futuro de los yacimientos   de Shale Gas en Argentina, y si se tiene en   cuenta que aproximadamente más del 60   por ciento del GLP del país proviene de   producción de gas natural, se puede inferir   que en un rápido término la producción   de GLP se puede incrementar en un millón   de toneladas por año. Esto aumentará la   necesidad de lograr usos nacionales de este   combustible.   Además, la utilización de GLP para uso   automotor no competirá con la estructura   de inversiones en estaciones y conversiones   de GNC, ya que estará acotado a las   provincias que no poseen gasoductos.   Finalmente, el empleo de gas licuado   de petróleo descomprime la necesidad   de importación de combustibles líquidos,   porque plantearía una solución a partir   de un combustible nacional a un costo   reducido en relación a la nafta o al gasoil.

Seguridad del   GLP   y el tanque 

  • Gas no tóxico
  •  Las fugas se disipan en el aire.
  •  No hay derrames en tanques   subterraneos
  •  Los tanques de GLP vehiculares   son 20 veces más seguros   que los de gasolina bajos.
  •  Tienen los límites de inflamabilidad   más bajos (1.5-9,6%)
  •  Los tanques vehiculares estan   equipados con dispositivos   para evitar el sobrellenado.
  • En ambos casos los tanques   tienen válvulas de alivio de presión.     mapa

Zonas para GLP
Vehicular
Litoral
Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Chaco y
norte de Santa Fe
00Norte
Santiago del Estero, Catamarca, La Rioja, Salta, Jujuy
00Patagonia
Nuequén, Chubut, Río Negro, Santa Cruz, Tierra del
Fuego