¿De qué hablamos cuando decimos “litio”?

Cada vez se habla más sobre este mineral fundamental para los esarrollos tecnológicos del siglo XXI. Aquí, todo lo que hay que saber sobre el litio y su explotación en Argentina y la región.

El litio es el metal más ligero de todos. Tanto,  que tiene una densidad equivalente a casi  la mitad que la del agua. Esto le posibilita  no sólo flotar en ella, sino también reaccionar con  ésta y formar gas de hidrógeno e hidróxido de litio.  En los últimos años, la demanda del litio ha crecido  de manera exponencial, fundamentalmente  impulsada por sus aplicaciones para el rubro energético  y de tecnología, por ejemplo, en las baterías  de los teléfonos celulares, tablets y notebooks. También  se utiliza en otras industrias como la farmacéutica  o la relacionada a la tecnología nuclear. Las  automotrices cada vez más se interesan por el desarrollo  de baterías de litio para vehículos eléctricos  y vehículos eléctricos híbridos. Esto muestra que,  aunque no cuente con el reconocimiento como el  que tienen otros minerales, el litio está mucho más  presente y cerca en la vida cotidiana de lo que uno  piensa.
Una actividad de cuidado
Este mineral se encuentra en los salares, cuyo  componente principal es la salmuera que contiene  litio, potasio, boro, magnesio. Esos salares constituyen  ecosistemas naturales muy complejos y de gran  fragilidad, por lo cual su explotación para la extracción  de los minerales allí existentes, en especial la  salmuera, que es un líquido, debe ser muy controlada,  ya que puede afectar el comportamiento hidrogeológico  del acuífero en pertenencias contiguas, a  lo que hay que sumarle el impacto del salar en su  conjunto.  Teniendo en cuenta que esta extracción puede  afectar la disponibilidad de los recursos hídricos de  su entorno y del ecosistema, la actividad también  puede impactar negativamente a los grupos humanos  asentados en el ámbito de la cuenca del salar  en explotación. Normalmente se trata de comunidades  desprotegidas, y por lo general corresponden a  pueblos autóctonos.  Por lo expuesto, es necesario que la explotación  de las salmueras, tengan un tratamiento específico  para no alterar el ecosistema y preservar el  medioambiente.
En franca expansión usos del litio
El crecimiento de la demanda -alrededor del 30  por ciento por año- hace que cada vez sean más los  actores con intereses sobre esta temática. Si tenemos  en cuenta que el 25 por ciento de la producción de litio mundial se utiliza para baterías  de autos, celulares, cámaras  y toda la tecnología que cada día  acompaña más y más a nuestra actividad  humana cotidiana; el 30 por  ciento es utilizado en el sector metalúrgico  y de medicinas; y el resto  lo demanda la industria aeroespacial,  cerámicas y la de lubricantes;  nos daremos cuenta de la importancia  de prestar más atención a  este recurso, de valor estratégico  para nuestro país.  El 85 por ciento de las reservas  mundiales están ubicadas en la  zona llamada “Triangulo del Litio”,  que abarca partes de Bolivia, Chile  y Argentina. Es clarísima, entonces,  la importancia del recurso para la  región.  En nuestro país, las reservas  más importantes se concentran en  Jujuy, Salta y Catamarca, donde podemos  señalar entre los yacimientos  principales:  – Alaroz y Cauchari (Jujuy)  – Rincón, Pocitos y Arizaro (Salta)  – Hombre muerto (Catamarca)  En cuanto a sus recursos de litio,  la Argentina se ubica en cuarto lugar  a nivel mundial, detrás de Australia,  Chile y China.
La involucración del Estado
La importancia estratégica del  recurso, sumada a la fragilidad de  los ecosistemas y las poblaciones  donde suele encontrarse, y teniendo  en cuenta el vertiginoso crecimiento  de la demanda a nivel  internacional, hacen que sea conveniente  una participación activa  del Estado para garantizar la explotación  responsable de este mineral.  En ese sentido, el Poder Legislativo  Nacional le ha prestado atención  a este tema y, desde 2011, se han  presentado diversas iniciativas para  regular la explotación del Litio. Sin  embargo, ninguna se convirtió LITIO 2en  ley aún.  Uno de los proyectos es el presentado  en abril de 2014 por los  diputados Carlos Heller y Juan Carlos  Junio, con el asesoramiento del  magister en Economía y Políticas  Públicas Nicolás Gutman. En él se  incorporan los objetivos de otros  proyectos y ha logrado despertar  un necesario interés público por  el litio. La iniciativa busca alcanzar  (exploración, explotación, comercialización  e industrialización), los  diversos mecanismos que propone  para regular la actividad (empresa,  comisión, fondo) y además, busca  brindar un marco de coordinación,  regulación y fiscalización general,  y legal apunta a tallar fuertemente  sobre el área del litio a partir de  tres mecanismos básicos: 1) La creación de Yacimientos  Estratégicos de Litio Sociedad del  Estado (YEL).  2) La Comisión Nacional de Explotación  del Litio (CNEL).  3) El Fondo Nacional para la Valorización  del Litio (FONVAL).  Su espíritu general consiste, según  sus autores, en reposicionar la  figura del Estado Nacional, regular,  fiscalizar, gestionar y pluralizar políticamente  la actividad, asentándose  primeramente en el área minera,  para luego crecer en la gestación  de valor. Tal vez el punto que mayor  controversia despierta consiste en  que este proyecto le otorga una serie  de atribuciones al Estado Nacional  que dejarían de estar en manos  de las provincias, actuales propietarias  del recurso.  Por ello, el proyecto de ley presentado  puede tener visos de inviabilidad  ya que cuenta con la  oposición de algunos sectores provinciales.  De todas formas, consideramos  necesario hablar de estos temas  para buscar la mejor solución.  No debe olvidarse que constituye  una gran oportunidad para nuestro  país, no solo en relación a la explotación  responsable de este mineral,  sino también en la búsqueda de  generar valor agregado a su explotación,  de manera que sea rentable  para todos los sectores intervinientes  y sin constituir una amenaza  para el ecosistema.
Los métodos de explotaciónLITIO 1
Como los yacimientos de este  mineral se encuentran disueltos en  salmuera, es decir que son líquidos,  la forma tradicional de explotación  es mediante el bombeo de la solución  desde los reservorios subterráneos  hacia unos piletones donde se  da la evaporación de agua, procediendo  después al recupero del litio  por separación del resto de los minerales  existentes por decantación.  Hay métodos de extracción más  modernos como la recuperación  electroquímica (no evaporítico) que  resulta de bajo impacto ambiental,  ya que no evaporan agua y no generan  residuos tóxicos. Con el litio y su creciente utilización  en la vida moderna, se abre  para la Argentina una gran oportunidad  y, a su vez, pone el desafío de  una unión de todos en pos de un  objetivo estratégico que busque no  solo obtener el mejor rédito económico,  sino preservar el ecosistema.  Para ello, deben tener un rol fundamental  los poderes del estado, principalmente  el legislativo encargado  de instrumentar el mejor marco  legal que dé respuesta a esta situación.