FEDERICO STURZENEGGER – Entrevista con el diputado nacional del PRO, miembro de la comisión de Energía y Combustibles

“Hay que dejar de lado la manipulación de precios y las retenciones”

En diálogo con Energía, el diputado nacional del PRO, miembro de la comisión de Energía y Combustibles, dio su visión sobre la competencia entre nación y provincias por la renta petrolera, el modelo para explotar Vaca Muerta y las posibilidades sobre un regreso al autoabastecimiento.

Federico

-Usted sostuvo que, paradójicamente, la nacionalización de YPF le significó al Estado una importante merma en la renta petrolera. ¿Por qué sucedió esto?

-Porque la renta petrolera es la diferencia entre lo que vale el petróleo (o el gas) y lo que cuesta producirlo. El problema es que la YPF nacionalizada tiene un costo financiero que es cinco veces el de sus competidores o que el que tenía la propia Repsol. Ergo, lo que antes era renta petrolera, hoy se esfumó en pagos a los que financian YPF.

-La competencia entre el Estado nacional y las provincias por esa renta se observa en los debates por la nueva ley de hidrocarburos. ¿Cómo se pueden armonizar esos intereses cruzados?

-Hay una canibalización fiscal: regalías y carry en las provincias, y retenciones y manipulación de precios por parte del Estado nacional. Hay que dejar de lado la manipulación de precios y las retenciones. Los recursos deberían ser de las provincias como manda la Constitución. No obstante, creo que las provincias, a cambio de estos compromisos del gobierno nacional deberían considerar compartir algo de regalías si se dieran situaciones extraordinarísimas en términos de incremento recursos.

-¿Cuál es el rol que debe ocupar el Estado en el mercado energético?

-Asegurar la competencia. No mucho más.

-¿El proyecto de ley de hidrocarburos presentado por el gobierno aborda debidamente el impacto que significará la explotación de los yacimientos de petróleo no convencional? ¿Está a la altura de las circunstancias?

-Veremos qué proyecto finalmente ve la luz. El original era escandaloso, porque sólo buscaba apropiar la renta provincial para transferirla a YPF y al resto del sector privado. También extendía licencias en las condiciones preexistentes, algo inédito y ciertamente disvalioso para las provincias. Era un proyecto muy negativo. Igual, creo que se va a cambiar.

-¿Cómo se deberían canalizar las cuantiosas ganancias que arrojaría una eventual explotación de Vaca Muerta?

-Para mí la mejor solución es la de Noruega. Se hace un fondo donde entra toda la plata y se gasta el retorno real, con lo que cada recurso se convierte en “permanente”, porque su valor no se deprecia con el tiempo. Veremos si las urgencias de la política argentina permiten dicho esquema. A los noruegos les tomó 20 años convencerse que ese era el modelo.

-¿Se puede volver al autoabastecimiento sólo con los yacimientos convencionales con los que cuenta el país, o es preciso realizar la inversión multimillonaria necesaria para extraer los recursos no convencionales?

-No sólo se puede, sino que va a ser así. Volveremos a ser exportadores, inicialmente de la mano de los convencionales, aunque para ello se necesita una seguridad jurídica que este gobierno no puede dar. Los no convencionales vendrán después. Son un proyecto de largo aliento.